sábado, 23 de julio de 2011

Este no es otro tonto post sobre comida

/En la canción “El sonidito” hay de pronto una frase en la que supongo, hace un homenaje involuntario a Magritte. Me gusta por eso y creo que podría acompañarme por el resto de mi vida.


/Hace poco estuve en una playa de Nayarit, de esas nada exclusivas, en donde abundan los niños con flotadores, vendedores de artesanía costeña y abuelas que preparan de comer. El agua estaba caliente y apenas si había oleaje. “¿Te fijas que ninguna de las mujeres tiene buen cuerpo?, sin embargo, todas salen del mar sonriendo, es como si aquí la gente viniera a emanciparse de la forma”, me dijo después de un largo silencio –uno que mi familia logró hacer pese al barullo– mi madre.


/El lunes tengo una entrevista y me preocupa no llevar el atuendo correcto. Se supone que este evento definirá el posible inicio de una carrera académica. Qué lamentable fracasar en el íncipit, es como nunca llegar al orgasmo, o tener varias novelas comenzadas apiladas en el buró, o como vivir cualquiera de mis piezas sueltas que hacen las veces de historias de amor.


/Update: Por el momento ya no habrá música. Blogspot y la maldita Digital Millennium Copyright Act, me amonestaron.