domingo, 25 de diciembre de 2011

2011, lo suyo y lo mío

Pedir para un taco, bajo cualquier lectura, no es otra cosa que exigir atención o que se casen contigo. Dice Luis Fernando que hablar y escribir es buscar en los basureros y, en ese sentido, antologar es hacerla de pepenador. 
Hoy me la he pasado limpiando los cajones de una habitación, en una que desde hace tiempo dejó de ser mía, como una forma de hacer una taxonomía del olvido. Si antologar es pepenar, también es, por tanto, otro modo de dar orden y salida de emergencia a la memoria y la basura. 
Y porque compartir es también mendingar, aquí una selección musical de este año:

15 discos

Amon Tobin, ISAM
Brian Eno, Drums Between The Bells
Com Truise, Cyanide Sisters EP
Fucked Up, David Comes To Life
John Maus, We Must Become The Pitiless Censors Of Ourselves
Julia Holter, Tragedy
Liturgy, Aesthethica
Oneohtrix Point Never, Replica
Pj Harvey, Let England Shake
Prurient, Bermuda Drain
The Legendary Pink Dots, All The King's Sessions
Tim Hecker, Ravedeath, 1972
Today Is The Day, Pain Is A Warning 
Yamantaka//Sonic Titan, YT//ST 
Yes Know, Place 

10 canciones

"Wooden Toy", Amon Tobin   
"So Lillies", Julia Holter    
"Pour It Out", Brian Eno    
"Hey Moon", John Maus    
"I Knit You", Kate Wax   
"...of mask and money", Octavius  
"On Battleship Hill", Pj Harvey   
"How Will I?",  Sandro Perri   
"Here", Yes Know    
"Queens", YAMANTAKA // SONIC TITAN     

Descárgalas acá. 

Foto: Pinta en San Diego un día que fui feliz.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Nada

Yo: acompáñame a esta ponencia en CU:
  "De la tarea hermenéutica como destrucción a la selección racial como metafísicamente necesaria"...
  Carlos: órale, con gusto
 me voy a llevar un cono de vialidad como sombrero 
 "Nothing"-Young Man

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Ya mejor hay que jugar a otra cosa, como estilo de vida

Este regreso al blog viene a cuento porque leí este maravilloso texto acerca del aburrimiento, del “aburrimiento existencial”. El psiquiatra con el que solía ir a terapia cuando vivía en Guadalajara decía que mi principal problema radica en que le tengo fobia al aburrimiento y yo ahora, yéndome más hacia el sótano, podría decir que mi verdadero problema es la insatisfacción. Siempre creo que podría estar mejor haciendo otra cosa. Lo que sea.

* * *

Hace unas semanas estuve en una fiesta en mi terruño, de esas que organizan las marcas (en este caso el de una famosa cerveza holandesa), en la que nos deleitaron con una degustación de platos tailandeses. Y servían, uno, y otro, y otro, no acababan, y la cerveza se desbordaba de los vasos, y seguían trayendo platillos, hasta que en algún momento, cansada, ¡aburrida!, dije que yo ya quería mejor jugar a otra cosa, pues sentía que me quedaría eternamente atrapada en ese ir y venir de sabor y gozo.

* * *

El texto de Andrew Anthony aborda la relación entre el aburrimiento y la conducta adolescente:

Si el aburrimiento existencial es la certeza de que todo puede suceder, y que por ende nada tiene un significado, el aburrimiento adolescente es la conciencia de que nada puede pasar y la convicción de que nunca pasa nada.

Por lo que se recurre a los desafíos, como consumir drogas o, como en mi caso, aprovechar una discusión de pareja acontecida minutos antes de entrar a un motel para abandonar el auto, salir del lugar a pie e ir a casa. El aburrimiento y las ansias de que siempre algo pase te orillan a manifestar una “repentina pasión por escenificar un drama extremoso”, como dijera en su momento el otro actor de la escena.

* * *

Cosas que hago cuando me aburro:
Fumar marihuana y ver lolcats, ver pornografía, hablar con mis padres, limarme las uñas, comer, lavar ropa, escenificar dramas extremosos, beber (si se combinan estos dos últimos podemos llegar a una elipse situacional nada despreciable), descargar música, limpiar el arenero del gato (el jardín zen de los pobres), escribir en el blog.

sábado, 23 de julio de 2011

Este no es otro tonto post sobre comida

/En la canción “El sonidito” hay de pronto una frase en la que supongo, hace un homenaje involuntario a Magritte. Me gusta por eso y creo que podría acompañarme por el resto de mi vida.


/Hace poco estuve en una playa de Nayarit, de esas nada exclusivas, en donde abundan los niños con flotadores, vendedores de artesanía costeña y abuelas que preparan de comer. El agua estaba caliente y apenas si había oleaje. “¿Te fijas que ninguna de las mujeres tiene buen cuerpo?, sin embargo, todas salen del mar sonriendo, es como si aquí la gente viniera a emanciparse de la forma”, me dijo después de un largo silencio –uno que mi familia logró hacer pese al barullo– mi madre.


/El lunes tengo una entrevista y me preocupa no llevar el atuendo correcto. Se supone que este evento definirá el posible inicio de una carrera académica. Qué lamentable fracasar en el íncipit, es como nunca llegar al orgasmo, o tener varias novelas comenzadas apiladas en el buró, o como vivir cualquiera de mis piezas sueltas que hacen las veces de historias de amor.


/Update: Por el momento ya no habrá música. Blogspot y la maldita Digital Millennium Copyright Act, me amonestaron.

miércoles, 15 de junio de 2011

Hoy

Hoy lloré en un banco y fue el día con más violencia en lo que va del año. Cené sopa de champiñones y un pan con gragea encima. El blues.

martes, 31 de mayo de 2011

30


/A unos días de cumplir un año de vivir en la ciudad de México, me es aún imposible dejar de establecer comparaciones de tipo gastronómico. El paladar de los tapatíos es extraño. Va desde del minimalismo de la torta ahogada (y sus correspondientes derivados: torta ahogada de camarón, de sushi, lonche bañado, hamburguesa ahogada, lonche Gemma), hasta aberraciones barrocas tales como los famosos “biónicos”, platillo que consiste en receptáculo con fruta variada bañada en yogurt, crema, leche condensada, cereales varios, coco rayado y tal vez hasta lunetas para dotarlo del toque de color. Fue lindo ver la cara del par de chilangos al que les explicamos dicha “delicia” jalisquilla mientras viajábamos en una camioneta camino al centro de la capital.

Esto salió a cuento gracias a la anécdota que R compartió en ese trayecto. Contaba de una prostituta, a la que conocimos un día en un congal de Guadalajara, que soñaba con llegar a tener su propio negocio. Un puesto de biónicos, por ejemplo.



/En unas horas cumplo 30 años y me invaden las ganas de no querer describir mis sentimientos: un bonito clásico del heavy metal. El primero regalo que recibí fue la imagen que ilustra esta entrada, capturada en alguna calle de Buenos Aires. El segundo es este mixtape, basado en canciones publicadas en el año en que nací. El tercero el mío a mí: flores y una caja de Tafil con noventa tabletas.

Dentro del marco de la “Cero tolerancia a la frustración”, doy la más cordial bienvenida a esa bonita etapa en la en la que contemplas con admiración a las bellas veinteañeras, siempre y cuando no las veas con un hombre que haya roto tu corazón*. Hola, treintas, ya estoy aquí.



/Lista oficial XXX aniversario:



“No Words”, Xymox

“All The Little Lights Going Out”, The Village Orchestra

“Thirty Incoming”, The Books

“She Don't Dub”, Andreas Tilliander

“Domingo 14”, Antna

“Hazenomix”, Audiofem

“Can You Believe It?”, Fog

“Closer Musik – Maria”, Ellen Allien

“October Love Song”, Rework

“Diving in Whiskey”, T.Raumschmiere


Descarga acá.



*Carrie Bradshaw dixit.

domingo, 24 de abril de 2011

Emorabilia

No sé por qué encuentro algo de místico en lavarme los dientes y luego tomar medio Tafil con el agua que tengo en una mesa pequeña que hace las veces de buró. Pero antes de que esto ocurre disfruto de ver, mientras me los cepillo frente al lavabo, que en el baño conviven más de dos cepillos que me recuerdan a sus amos ex profesos. Pienso en ellos y me reconforta saber que como yo, no son capaces de viajar y traer consigo su cepillo del diario (bueno, uno siempre con la urgencia de hermanarse con la torpeza).

Luego, supongo, terminaré por guardar cada uno en bolsas ziplock con el nombre de su dueño y vivir el gozo de poseer otro registro inútil.


¿Las pastas de dientes para niños todavía saben a chicle?

jueves, 24 de marzo de 2011

Calmantes montes


/Últimamente hago muchos post mentales. Del Metro al trabajo o del trabajo camino a pagar la luz. Hasta tener casi un año de vivir en esta ciudad, me di cuenta de lo que significa no tener tiempo. Camino por las calles y miro a alguien fijamente mientras me pregunto si esa persona tiene tiempo de ver al menos cinco minutos de pornografía. Es triste porque, el otro día, al entregar un informe en el trabajo, noté a mi sintaxis -ya de por sí modesta- toda atropellada por la vida de estrés e indolencia.

Ojalá la escritura fuera como coger o andar en bicicleta.


/Quiero apuntar aquí sobre la comida light. A veces voy a comer a famosa cadena de restaurantes de comida mexicana y tontamente siempre caigo en la trampa publicitaria de los platillos bajos en calorías. Con el afán de mitigar la culpa de comer mal, pido cualquiera de la opciones de ese menú diabólico y termino con un culpa mayor: la de no ser congruente con mis deseos y, claro, con el insultante sabor de boca. Todo mal.

Y es que, por otro lado, desde que pisé suelo chilango, me obsesioné con la comida de la calle, cerca estuve de rendirle tributo a la torta de tamal, hacerle un tótem fálico a los tacos dorados de barbacoa y un poema al tlacoyo, comparándolo con el órgano reproductor femenino.


/Llegué al laboratorio en donde me harían el ultrasonido. En la espera del elevador, un sujeto a mi lado cuenta sin más, con el desparpajo tan típico de algunos varones de esta región, su ristra de padecimientos gastrointestinales: que si la gastritis, que el picante, que si su poco rigor al seguir dietas en aras de la salud. Y tú ¿a qué vienes?, me dice ya en el elevador. Parece que hay algo en mis pechos, digo. No te preocupes, muñeca, no vas tener nada, me grita cuando me quedo en el tercer piso.

Sí tuve. Saliendo de la ecografía compré una torta de milanesa, me comí la mitad y ahora sufro por no saber por qué motivo sufrir.


/”Calmantes montes, alicantes pintos, pájaros cantantes”, es una muy bella imagen. Y así se llama esta lista que hago para ti:



Eclectic Prawn”, Dumbo Gets Mad

“Tomboy”, Panda Bear

The Bay”, Metronomy

“Four More Years”, Teen Daze

“The Colour Of The Earth”, PJ Harvey

“001”, Millionyoung

“The Merry Barracks”, Deerhoof

Rano Pano”, Mogwai


Descarga acá.

martes, 15 de febrero de 2011

Nada es verdad, nada es mentira



/Todo esto sale a colación porque tuitié el otro día que el “te soñé” era un pretexto ancestral para restablecer contacto, y a sabiendas de esto, me he quedado con muchos sueños tuyos y tuyos en el tintero de mi memoria a corto plazo.


/Hace unos días una persona cercana decidió renunciar a la vida. Desde entonces mis sueños se han manifestado con pocas imágenes y en donde los estelares han sido ruidos nebulosos y música desconcertante. Algunas veces son sólo murmullos y, en otras, canciones que aunque festivas, me provocan mucha angustia. El más lúcido fue uno compuesto por una serie de beats de dance en el que todo parecía indicar que viviría en una fiesta solitaria de los noventa por toda la eternidad. El audio onírico puede ser por sí mismo una pesadilla y el generador de una gran jaqueca matutina.


/Gente que sueña en Twitter:


Soñé que dejaba a un alien metamorfoseante comerse a unos niños en animación suspendida para tener tiempo de armar un plan de lucha.

-niahi


Soñé que era tu cumpleaños y bebíamos leche caducada.

-samplella


Soñé que me ponía una pedota con Carl Sagan y Pedrito Infante. Tengo todas las respuestas del universo. Atentos.

-Tumeromole


Soñé con muchos espejos y me puse a buscar en espejitoespejito.com lo que significaba.

-unojoalgato


De ese sueño que no se quita ni despertando.

-Diamandina


(Soñé que) cuidaba una tienda "El Sardinero" del tamaño de un hangar de la NASA. Yo pedía explorar el sitio a oscuras y ella moría de miedo.

-Realovedestroys


Hoy dormí bien por primera vez en la semana: mi sueño fue trémulo y agitado, como de perrito callejero recién adoptado.

-Mareoflores


Soñé que @plaqueta me entrevistaba sobre el fenómeno OVNI.

-Chidoguan


Soñé que ponían un casino en mi edificio. También que no iba a poder ir a una boda porque esa mañana iba a donar un pulmón.

-plaqueta


Soñé que Monica Bellucci, en su papel de María Magdalena, me daba su bendición. Oh, bendito alcoholismo.

-Tumeromole


Soñé con una mujer que lloraba y lloraba hasta convertirse en volcán. Seguiremos informando.

-Tumeromole


Sueños extraños con giros de pesadilla; el peor de ellos fue el de la clase de matemáticas y el retorno al colegio...

-Realovedestroys


Soñé que viajábamos a San Brancisco, un parque de diversiones de All Bran basado en San Francisco.

-reiben


Soñé una playa contaminadísima a la que quería invitar a @changoteque para que me ayudara a hacer el aseo. Cría fama y échate a mis sueños.

-Diamandina


Wake me up when December ends, vatos...

-Chidoguan


Buenos días sábado; si te contara todo lo acontecido jamás lo creerías...

-Realovedestroys


Soñé con Salvados por la Campana: Las vacaciones.

-Mareoflores


-Soñé que me decías que tenías piojos. -No lo soñaste, mejor hazte a un ladito.

-Sincuerdo


Ah sí, soñé que lanzaba mi compu a la parte trasera de un recolector de basura. Comienzo a perder cariño por la Hija de Puta y por la vida.

-Realovedestroys


Soñé que leía un libro de Kurt Vonnegut que no existe. Estaba bien triste.

-Chidoguan


La noche antes de su primera película, los actores porno sueñan con ir vestidos al trabajo.

-Sacc


Estaba fascinado por encontrar un animal volador sin ojos y que nadaba además, era blanco y le buscaba nombre: tiburón palomilla #hoysoñé

-Bajoelasiento



/Postales desde oniria (dedicado a Reiben):


Dos Sueños”, Helado Negro

“Dream Out”, Balam Acab

“Dreams”, Former Ghost

“In My Dreams”, Eels

“The Dream befote”, Laurie Anderson

“Woke From Dreaming”, The Delgados

“Muerte en tu sueño”, Tristeza

“Last Night I Dreamt That Somebody Loved Me”, The Smiths

“Dreaming to Some Purpose”, The Cavalcade

“13 all i do is dream of you”, Patience & Prudence

“Chapel Was My Dream”, Pedro

“My Hopes and Dreams”, JJ



Descargar acá.



/Imagen de jjjolll.

miércoles, 26 de enero de 2011

Didáctica del ridículo


/Cuando estaba en el kinder, mi maestra de tercer año nos dejó de tarea llevar al día siguiente ropa y objetos de adultos que estorbaran en nuestros hogares. Así pues, a la mañana siguiente llegamos con nuestros harapos. La profesora nos vistió a las niñas de señor y a los niños de señora para luego hacer un recorrido por las demás aulas y luego hacer un paseo al rededor de la manzana en donde estaba nuestra escuela.

Recuerdo a unos de mis compañeros vestido con una bata café de viejita y un sombrero de Pique (pues en ese momento acontecía el mundial de México 86) , con la mirada perdida entre la serenidad y la resignación.

Hoy que recordé ese episodio me dieron ganas de buscar a ese ex compañero y abrazarlo. De aquí en adelante retomaré su imagen para convencerme de que todo irá bien.



Purity Ring, “Ungirthed”



Foto: “No lloren por mí, ya estoy muerto”, un Barney Gomez en la Roma.

jueves, 6 de enero de 2011

¡Mesero *espacios en blanco* en mi sopa!

Siempre es bonita la poética de ejecutivo de medio pelo que come en una fonda. A mí me gusta comer en una que está Reforma; me agrada porque mantiene ese equilibrio entre el ambiente laboral y el turístico ya que presumen ser la mismísima cuna de la tradicional torta, me gusta también supongo, porque me sigo sintiendo en esta ciudad un poco turista, una turista siempre de luto. Me gusta aunque no haya postre como en las clásicas comidas corridas, ese postre que, como dice Mole, es la alegoría de que "la intención es lo que cuenta". Acá si bien te va te dan un pulparindo o una palanqueta en la canastita en la que te llevan la cuenta, la que por cierto a diario arroja la misma cantidad. Hasta ocioso debe parecerle al mozo que me atiende que la pida siempre bajo los mismos estándares que el rito requiere, una fanfarronería de mi parte, vamos.

El otro día, un hombre como de cuarenta años se acercó a presentarse, decía estar de vacaciones y ser de Torreón. Muy amable y torpe él. Y aun cuando eventualmente lleguen norteños a intentar establecer un diálogo para luego llevarse, si bien les va, sólo mi nombre y mi oficio a medias, me gusta mucho ingerir mis sagrados alimentos sola.

Aunque una vez al mes sienta la necesidad de llevarme unos muñecos y sentarlos en mi mesa.




Foto: Cerca de mi trabajo, a la hora de la comida, en los preparativos para el Bicentenario.