jueves, 24 de junio de 2010

Juguetes en el ático

/Mi cama, ahora, está ubicada frente a una gran ventana, y en los veinte minutos que tengo aquí, he visto tres relámpagos largos y silenciosos. Cada verano un ex novio solía decir que se excitaba cuando veía uno.
Hoy en el trabajo leí un artículo de José de la Colina sobre las posturas físicas que adoptan algunos cuando escriben. Hemingway, por decir, solía escribir parado, al pie de la ventana de su cocina. Mark Twain y Proust, por su parte, lo hacían acostados.
Sin embargo, mi horizontalidad del momento no da para mucho más que hablar de relámpagos y cómo cuando los veo, lo único que hacer es invocar una erección.

/¿Y el titulo? Vi Toy Story 3, y reuní unos tracks para celebrar:

“Live In Dreams”, Wild Nothing
“Anyone's Ghost”, The National
“Crown On the Ground”, Sleigh Bells
“Holocaust of Giants”, Rasputina
“L'estat (Acc. To The Widow's Maid)”, Ariel Pink's Haunted Graffiti
“Collector”, Here We Go Magic
“Do you want it all?”, Two Door Cinema Club
“Crooked Scene”, Male Bonding
“Younger Us”, Japandroids

Descarga acá.


Foto de Itzell.




domingo, 13 de junio de 2010

Paradojas, la nada salvaje...


/Recuerdo que cuando chiquilla me gustaba mucho leer un cuento de un libro que tenía mi tía Lola. Era acerca de un jardinero y no tenía mayor trama que él y el cuidado que le daba a cada tipo de flor según sus necesidades. Medio gay el relato, no sé qué era lo que me atraía, recuerdo que mi parte favorita y clímax de la historia era cuando tocaba el turno a las hortensias. Tiempo después mi abuela me contó que si las había en un jardín las mujeres de esa casa no se casaban. Desde entonces me gusta culpar a mi madre y sus hortensias resplandecientes de mi soltería y la de mis hermanos. Son lindas esas flores.

El sábado pasado asistí a una boda gay en San Jerónimo. El ramo que las novias aventaron era de hortensias, y como no pude gritarle a los comensales mi paradoja personal, escribí esto.



El ramo lo atrapó Hugo.



/Y sigue la mata del shoegaze dando:


“Summer Holiday”, Wild Nothing