domingo, 4 de abril de 2010

Estructura narrativa del chiste contemporáneo


/Estaba yo recargada en la barra de famoso bar tapatío a lado de R, ambos trago en mano, cuando en eso, el susodicho se acerca y hace la pregunta tan propia de cuando el ocaso de un local como aquél se acerca. “¿Qué vas a hacer después”, dice, “seguir viviendo”, le contesto montada en la actitud de caudillo herido (y pedo).
Imaginaba él otra escena, supongo. Fui feliz, él, supongo también, no.

Dice P que él se imaginó la escena:

-¿qué harás después?

-nada, quiero hacerte un guagüis.

-bueno, vamos.

/Sin querer queriendo y como siempre en las dinámicas grupales en contextos festivos, se armó una especie de MexicanChisteIdol. R, la ganadora, triunfó con el siguiente chiste:

Érase una vez un güey al que le urgía que su novia le hiciera sexo oral. En su desesperación, planeó la estrategia de meter en un frasco un montón de luciérnagas y partir de ahí para logar su objetivo.
La novia llega y mira sorprendida el frasco lleno de luciérnagas, “¿qué cosa es esta?”, dice.
“A mí no me vengas con cosas, lo que pasa es que tú me la quieres chupar”, responde él.

Fin.

C pensó en una segunda parte:

La novia de este güey llega a casa y lo encuentra poniéndole el cuerno con otra bella dama. “¿Qué mamadas son estas?”, le dice ella. “A mí no me vengas con tus cosas, lo que pasa es que tú lo que quieres es ir a cazar luciérnagas”.

Fin.


/Permítaseme hacer un standig ovation al Grey Oceans de CocoRosie, bájalo aquí.

Foto: yo y una nieve de chicle.