domingo, 6 de diciembre de 2009

La vida que ocurre en diciembre


/A diferencia de Hiperkarma que su vida ocurre en noviembre, la mía en cambio en diciembre. Amanda solía decir que nosotras en invierno cultivábamos con esmero los sinsabores amorosos que tendrían su aparición estelar en primavera, lo que la convertía en una estación árida.

/La aparición de canas este año ha sido directamente proporcional al grado de confusión. ¿Tendrá alguna relación? Estar confundida me debería reconfortar ¿no? Es como cuando estar mal es bueno porque lo que sigue de eso es estar bien. Pero ya he encontrado la punta de la madeja enredada, los grumos del engrudo y el chiflido exacto para que las cabras regresen, sólo por una temporada, porque, no os olvidéis de esto, amigos míos: las cabras pertenecen al monte.


/Un bonito avance 2010: “Lewis Takes Action”, Final Fantasy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario