miércoles, 15 de julio de 2009

One of those days o, de mi parte, dile hola a tu jefecita...


Say Hi (antes conocidos como Say Hi to Your Mom) tienen un disco de este año, y si no es porque tengo un inmsomniohijodeputa, no me hubiera percatado hasta no sé cuándo y seguiría durmiendo el sueño de los justos.
¿Mi día?, muy mal. Mis días en términos generales: raros. El bostezo sinfín cesó, y, cierto, no dejó en mi rostro ninguna dismorfia notoria -sólo en el rostro.
Hoy fue el día oficial de: "vamos juntos como hermanos a embestir a esta pinche vieja hocicona". Y yo, por un lado me cubría la cabeza y por otro soltaba un zarpazo. Qué ganas de mostrar uno de ellos -tan bonita afrenta que destilé- pero, ciertamente, no soy la que en un principio fue desdeñada: por tanto, seré yo la que guarde la compostura.
Tengo la siguiente asignación: un texto sobre "el verano", situación que hace que me ahogue en la vaguedad, y desee más bien invernar en pleno Julio. Pero señor, como bien ya se sabe, eventualmente gozo de buena fortuna: dé click aquí, observe el line up del día 30, y envídieme.

Pues, a lo que vine: "November Was White, December Was Grey", Say Hi.

Mamacita de rola.

Foto: www.sayhitoyourmom.com

martes, 7 de julio de 2009

Por fin: un post

Buenas noches. Escribo desde mi ordenador que pese a que siento que es macho me gusta tenga nombre de fémina: Prudencia. Eso de humanizar objetos siempre me ha parecido chocante, pero ya ves: frutos de la transferencia y de las etapas aspiracionales de rechazo al sistema gregario. Qué cosas. Estoy escuchando éxitos de mi pubertad. Un tuitero samaritano me tomó de la mano y me guió, cual Virgilio y sin interés alguno, a la quimera del oro del software de música. Y con gusto lo linkearía y lo pondría a tu disposición, pero la verdad es que se trata de un sitio más parecido a una logia a la que es imposible ingresar sin previa invitación y casi casi hay que enunciar "Fidelio" con el portero que controla el ingreso. Sí, señor, eventualmente gozo de buena fortuna. Y bueno: la pubertad, tema tan recurrente en mis días. Por ejemplo @estaciongalleta nos compartió esta reliquia. Más tarde en Facebook un bar anuncia el próximo arribo de una agrupación de surf que alberga en sus integrantes un amor de mi juventú, qué cosas.En el anuncio del bar fue que encontré a mi homónimo de ambos apellidos. Nos hicimos amigos, claro, con ese afán de no dejar que la casualidad se nos quede traspapelada. Él, a juzgar por sus fotos, tiene una agrupación de ska o punk, no sé; pero me resulta más divertido que mi verdadero hermano: un médico con síndrome de asperger, pero que quiero porque es mi hermano.
Lo dije en tuiter ayer: crucé la ciudad en pos de conseguir la primera temporada de The Big Bang Theory. De regreso, vi cómo el cielo se desmoronaba al norte de ciudad, y tardaba en reaccionar al cambio de la luz del semáforo por ausentarme viendo los relámpagos.
Vi tres capítulos y no puedo evitar decirlo: amo a Sheldon, tal vez porque tiene síndrome de aspeger, y tú sabes: frutos de la transferencia. Qué cosas.